26
ene 15

Perdono pero no Olvido

imageLo que más me pone de mi curro es que la audiencia tenga el poder. Y a la audiencia le puede gustar que le entretengan unos y otros, sin importar si son guapos o feos, altos o bajos, cultos o auténticos descerebrados, pero lo que no tolera es la falta de humanidad. Desde que Olvido quedó aislada y marginada esa audiencia nos ha dado a todos los que trabajamos en la tele una lección. Con hanstags como #JesuisOlvido #TodosconOlvido o #RepescaparaOlvido, todos ellos Trendin Topic en varias ocasiones, nos están diciendo que no piensan permitir que pasemos por alto el comportamiento bochornoso de los concursantes de Gran Hermano Vip.Y yo, después de darle vueltas y más vueltas a lo que hemos visto en la casa, con el broche final de una celebración desmedida y reprobable de la expulsión de Olvido, he llegado a una conclusión. Belén Esteban es lo mejor de lo peor. Y argumento el por qué. Olvido, que no es Santa Teresa de Calcuta, llega, le pincha donde más le duele y saca al toro de miura que habita en ella. Como respuesta la Esteban le declara la guerra y posteriormente decide ignorarla. El resto de concursantes no sólo aplaude su actitud sino que se suma a ella y permite el aislamiento de una persona a la que sólo apoya el más cuerdo de la casa, Coman. Llega la esperada gala del jueves y la audiencia, que no cogió el móvil para votar porque no encontró razones para expulsar a Laura o Israel, se encuentra que por abstenerse echan a quien querrían haber salvado, a Olvido Hormigos. Sólo queda la pataleta, aplaudir con fuerza a Coman y abuchear a la Esteban. Acaba la gala y ella va al confe. “Súper, me quedado un poco así con los abucheos, supongo que serían familiares y amigos de Olvido”. Y aquí está la clave de todo. ¿Cómo no le va a extrañar? Si ninguno de sus compañeros ha sentido compasión por Olvido en todos los días que pasó tirada en la cama, si todos han hecho creer a Belén que hacía lo correcto. Pero no, no lo hacía. Lo que ninguno tuvo huevos de decirle es “Belén, entendemos que la odies y no quieras hablar con ella porque te sube el azúcar pero entiende que nosotros sí lo hagamos. No podemos dejarle de lado porque a nosotros no nos ha hecho nada , ni permitir que sus hijos sufran viendo como su madre es marginada”, Pero no, a nadie se le ocurrió ser cabal y hablar así a la Esteban, quiero pensar que por miedo a que se les ponga en contra, no porque apoyaran realmente su actitud. Ahora, después de reflexionar sobre el por qué de esos aplausos y abucheos, todos suavizan posturas y hasta le ríen las gracias a un Coman al que llegaron a acusar de invocar al diablo. Rectificar es de sabios chicos, pero esta vez los buenos propósitos llegan tarde porque yo, como la audiencia, perdono pero no Olvido.


19
ene 15

Entre chonis anda el juego

imageEstoy que no quepo en mí de la emoción. Gran Hermano Vip es un programón y estoy disfrutando como una niña con cada una de las tramas. Muero de amor como Paula por cada uno de los concursantes, porque no sólo Víctor hace tele, sino que cada uno de ellos tiene carisma, engancha cuando habla y nos está dando en cada momento lo que esperábamos de ellos. Belén llora, ríe y lucha al más puro estilo de la jovencita que traspasó nuestros corazones con su ya mítico “¿Me entiendes?”, Víctor consigue que todo lo que sucede en la casa llegue a cada rincón y se amplifique, Sandro, el vidente lotero dice ser buena persona mientras desea a Coman que reviente, y este, como única respuesta, saca su anaconda de paseo. Mientras, Israel Lancho y Kiko Rivera ven los toros desde la barrera y como siempre las mujeres protagonizan los grandes culebrones de la casa. Olvido enarbolando la bandera de la libertad sexual mientras se enfrenta a una Esteban que no comparte este libertinaje, Aguasantas haciéndose una máquina de la verdad sin máquina y hablando de su tema con la Bollo sin cortarse un pelo, e Ylenia haciendo de los celos un modo de vida y enrollándose con un tipo con menos músculos que Labrador pero con las mismas intenciones. Es todo tan cañero, tan divertido, que de no tener 3 hijos, 1 marido, 1 perro y 2 peces, me pasaría el día viendo el 24 horas sin parar. Cada vez que conecto con Mitele esta panda de cracks incansables están lanzando titulares. Nunca se ha visto nada igual. Y por si fuera poco, una reportera dicharachera entra con un par de ovarios llamando a todo por su nombre, a Ylenia choni, a Sandro freaky y a Olvido masturbadora. Ares, me encantabas de colaboradora, pero dentro del Vip te has superado. Estoy convecida que a Fede (la versión light de Labrador) le encantaría poder optar a una chica como tú, pero sabe que de momento su lugar está entre las chonis. Precisamente el otro día Ylenia preguntaba a Ares, “¿Pero qué consideramos choni? Porque hoy en día a todo se le llama choni”. Y yo, que llevo con orgullo la parte choni que hay en mí, me atrevo a responder que choni es toda mujer con lengua y espíritu libre que eleva la voz mientras mueve los brazos y la cadera como si bailara reggaeton, aquella para la que más es menos y que no concibe la vida sin base, polvos, colorete y gloss, y que sería incapaz de vestir un sólo día de su vida sin dejar claro al mundo que está orgullosa de sus curvas. Puede que Ylenia sea su máximo exponente en esa casa pero ni mucho menos es el único caso. Es por ello que la cosa está tan animada, porque entre chonis y chonacos este concurso es un puntazo.


06
oct 14

El triunfo de la gata negra

Érase una vez una rubia con los brazos muy tatuados, la melena muy larga y una nariz importante decorando su linda cara, que se fue a enamorar de un James Dean con poco pelo al que un surtido catálogo de gorras y una mancha en la cara le hacían parecer más malote y atractivo. La chica de voz estridente pero buen trasero y el chico de mirada penetrante y patitas de pollo, no tardaron en sacar a pasear sus hormonas, y del deporte preferido de Torrente pasaron al “aquí te ducho, aquí te mato” en pocos días. La rubia, a la que todavía no le había cambiado la voz tras la pubertad, confundió deseo con pasión y sexo con amor eterno, y claro está, la cagó. Una gata negra se cruzó en su camino para infectarla de mala suerte y robarle toda esperanza de volver a creer en los hombres y en su capacidad para ser amada. A esa gata, ataviada con gafas de pasta negras y faldita corta con eficacia testada ante todo tipo de braguetas, le bastaron 24 horas para que el chico duro dejara de posar su mirada en el culo de la rubia y la dirigiera únicamente hacia ella. Fue tal su rapidez para conseguir semejante hazaña, que el “Veni, vidi, vici” de Julio César, volvió a cobrar sentido veintiún siglos después de ser pronunciado. Después de aquello la gata negra vivió un tiempo feliz mostrando al mundo la cabeza en bandeja del chico de barrio, aunque pronto se cansó de poseer a una presa tan fácil. Una noche de verano, prefirió irse a la playa con su amigas a seguir acariciando al malote convertido en peluche. Entonces el de la gorra sin pelo volvió a fijarse en la rubia herida de amor y la invitó a una ducha para dos. Ella se agachó a por el jabón y…colorín clorado este cuento se ha acabado.

gh_560x280paula_omar--644x362

Realmente no tengo ni idea como acabarán cada uno de los componentes de este trío patológico y pasional a partes iguales, pero si la rubia no decidiera agacharse a por el jabón tampoco sería un drama. Existen, que se sepa, 837 pibas en la calle esperando a cogerle el reemplazo. Y es que al final cada uno recibe de la vida lo que le pide a gritos, él (Omar) chicas a las que poder pasarse por la piedra ( o por la ducha) y ellas, (Paula y Lucía) un malote que les haga sentirse princesas de extrarradio por unas horas (como la Juani de Bigas Luna) aunque poco después las cambie por otras. Mujeres enganchadas a sufrir por amor más que a disfrutar de el.

IMG_7989

Una edición más Gran Hermano nos sigue demostrando que la realidad supera cualquier ficción posible, y yo me siento feliz de formar partes de aquellos que observamos ojipláticos como esta máxima se cumple siempre entre esas cuatro paredes mágicas. Ayer, el arranque del Debate de Gh15 con Jordi González a la cabeza, fue un éxito de audiéncia (19´4), y lo fue gracias a que todavía existen rubias inocentes que creen en amores de ducha y gatas negras que no pierden ocasión de cruzarse en tu camino para acabar con tus sueños. Gracias a ellos, a la maestría del equipo del Debate para narrar los hechos, y a vosotros por no apartar los ojos de la mirilla, fuimos líderes. Nos vemos el próximo domingo en Telecinco a las 22:00 de la noche.